Penalizaciones de Google: ¿Podemos recuperarnos?

Uno de nuestros enemigos más temidos en posicionamiento web, son las penalizaciones SEO. Ser perjudicado por Google, puede representar una pérdida significante de visitas.

Imaginemos una situación: —Tenés una página web muy buena, venís pisteando como un campeón, pero, un mal buen día, las visitas en tu sitio cayeron drásticamente. Al verificar en Google Search Console efectivamente, nos aplicaron la llave de yudo una penalización.

¿Qué pasó?. Probablemente, tu sitio fue penalizado por el mecanismo de búsqueda, lo que terminó en la ruptura de tu cadena del embudo de ventas, perjudicando el desempeño del negocio como un todo.

Es bajón, pero pasa, lo bueno es que no hay que preocuparse, solo ocuparse. ¿Por qué?, porque nos podemos recuperar.


¿Qué son las penalizaciones SEO de Google?

Cuando nos referimos a penalizaciones, estamos hablando de medidas que impone el buscador cuando detecta que un sitio web está cometiendo infracciones.

Aunque en ocasiones sean difíciles de interpretar, hay que tener en cuenta que son las directrices de Google sirven para orientarnos sobre lo que no hay que hacer con nuestro SEO.

Lectura recomendada

Tipos generales de penalizaciones de Google

En función de distintos factores, podemos encontrar diferentes tipos de penalizaciones. En cualquier caso, estos son los dos tipos generales de penalizaciones que suelen imponerse:

Penalizaciones algorítmicas

Las penalizaciones algorítmicas aparecen por no cumplir las directrices de Google basándonos en el algoritmo que usa actualmente, para la búsqueda, rastreo, indexación y posicionamiento de los resultados de búsqueda.

El problema en estos casos es que Google cambia periódicamente su algoritmo, «en teoría para mejorar su eficiencia». El tema con esto, es que hay que mantener constantemente actualizada nuestra página conforme a los cambios del algoritmo. Hoy en día hay que prestar mucha atención tanto al RankBrain como al Hummingbird.

Penalizaciones manuales

Las penalizaciones manuales son aquellas impuestas por la gente que trabaja en profesionales de Google, que, literalmente hacen «a mano». Se produce de forma expresa tras identificar una conducta o acción de un sitio web, que infringe las directrices de Google. Siempre hay que tener contento a Google.


Algoritmos encargados de detectar las penalizaciones

Google actualiza constantemente su algoritmo. Sin embargo, el año 2011 marcó un antes y un después.

El lanzamiento del algoritmo llamado Google Panda, supuso un catalizador sin precedentes para algunas webs, pero también la llegada de penalizaciones SEO a varios sitios.

Google Panda

Cuando aún no se había extendido la premisa de «en tierra de SEO, el contenido es el Rey». Con Google Panda, comenzó a tomarse en serio esta afirmación.

Fue el primer algoritmo responsable de revisar el contenido de los sitios web y se hizo famoso por la cantidad y gravedad de las sanciones impuestas a infinidad de sitios en todo el mundo.

Por esto, se estableció en el SEO, que las páginas webs tenían que evitar tener poco contenido (thin content), contenido duplicado, o contenido que no aportase valor al usuario. De hacerlo, Google Panda podría penalizar progresivamente a los sitios que infringiesen estás normas.

Google Penguin

Google también hizo temblar a todos con Penguin, un algoritmo basado en el análisis de la optimización off page. En concreto, sobre los enlaces entrantes hacia nuestra web.

A partir de entonces, estos enlaces debían ser de calidad, un concepto que cada vez se ha ido haciendo más complejo, hasta convertir las estrategias de linkbuilding en una odisea. Pues, conseguir los backlinks, cada vez se volvió más complejo.

Google Panda: SEO on page
Google Penguin: SEO off page

¿Cómo sabemos que Google nos ha penalizado?

Hace un tiempo, era difícil identificar las penalizaciones. Por eso, si notabas un descenso en las visitas, tenías que revisar que cumplías con las directrices de calidad de Google.

Pero cuando apareció Google Search Console se facilitó esta tarea. GSC, ofrece avisos de penalizaciones en nuestros sitios, nos da consejos de acciones a llevar al cabo con acciones de optimización oportunas.

Hay que identificar las Keywords que han sido penalizadas, estas pasaran a ser conocidas como «keywords perdidas». Para ello tendremos que ver cuáles están perdiendo drásticamente de impresiones.

Keywords perdidasImpresionesTrendClicksTrendPosición mediaTrends
google-12-3788
posicionamiento en google-16-1200
ficha técnica posición-22-120
plantilla estrategia seo-36-560
plantillas gratis-37-354
seo gratis en google-39-852
seo para youtube-40-1203
Ejemplo de tendencia en un Software que estamos desarrollando.

¿Nos penalizan toda la web?

La respuesta es «Si» kimosabi, o al menos lo era en su momento. Google te penalizaba todo el sitio, independientemente de la mala práctica que estemos llevando a cabo, sin distinción entre página web y url.

Es decir, que todo el sitio era penalizado, incluso aunque la infracción se limitase a un pequeño apartado de una página web. Obviamente, esta situación era insostenible y hoy ya no es tan así.

En la actualidad, Google se ha desarrollado lo suficiente, como para que sea capaz de penalizar solo un path, o una palabra clave, o una sección de la web, o incluso un resultado de búsqueda concreto.

Penalizaciones SEO más comunes

La cantidad y variedad de penalizaciones SEO que podemos sufrir son considerables. Sin embargo, la experiencia de los profesionales SEO nos permite identificar fácilmente cuáles son las penalizaciones más comunes:

Thin Content

Se aplica a las páginas con contenido pobre, escaso o de bajo valor. El ejemplo más frecuente, es el de las fichas de productos de tiendas online, donde apenas hay una frase describiendo lo que se vende.

Mientras más detalle a tu producto, mejor. Por esto es que hay que ser único y diferente a la hora de hacer un buen copy para tu producto.

Enlaces «raros» hacia tu web

Debemos cuidar mucho los enlaces entrantes con buenas practicas de SEO off page. La calidad de los links depende de muchos factores, entre ellos la naturalidad con que se producen.

Un enlace poco natural, que claramente puede corresponder a un link comprado, será penalizado en cuanto se detecte.

Contenido duplicado

Duplicar contenido dejó de ser rentable hace mucho tiempo, esta estrategia no es para nada recomendable. Podés guiarte de otros post, pero copiar todo de manera literal te va a penalizar muchísimo, no es para nada recomendable.

Además, es importante destacar que se considera contenido duplicado tanto si lo copiamos de contenido que tenemos en nuestra propia web, como si lo copiamos de otra web externa.

Por eso es importante hacer una buena estrategia de contenidos, con material origina.

El cloaking

Esta es una de las primeras técnicas que usaban los desarrolladores web para «trampear» al buscador y conseguir un mejor posicionamiento.

Esta práctica consiste en ofrecer un contenido distinto al usuario y al buscador. Esta es posiblemente de las prácticas más penalizadas.

Cloaking de imágenes

Es una variante de lo que sucede en el punto anterior. A una imagen le ponen una meta etiqueta distinta a lo que se ve.

El motivo de esta práctica, es que las imágenes tienen menos recursos para posicionar que el contenido, por eso ofrecen elementos atractivos visualmente a los usuarios, muy «clickbaiters», pero «falso«.

Sneaky Redirects

Los Sneaky Redirects son redirecciones engañosas. Te dicen que van a una determinada URL, pero terminan yendo a otra.

Cuando el usuario hace clic en el resultado, pensando en que va a acceder a un contenido que le interesa, en realidad es redireccionado a otro muy distinto.

Esto perjudica mucho a la experiencia de usuario, y en lo personal la detesto profundamente.

Contenido malicioso

Si Google identifica que un sitio web intenta instalar contenido malicioso a un usuario, inmediatamente le aplica una penalización, para evitar que aparezca en los resultados de búsqueda.

Este tipo de práctica es incluso detectado por los antivirus.

Por esto es relevante tener un certificado SSL.

Keyword stuffing

Esto es el exceso de densidad en las palabras clave que estas atacando. A priori podríamos decir que la sobre optimización de una página web es penalizable.

Contenido oculto

Otra técnica muy vieja, y no recomendable es la de intentar posicionarse con contenido oculto.

Haciendo honor a su nombre, consiste en contenido que se oculta al usuario, pero que sí se muestra al robot de búsqueda.

Esta práctica sube mucho la tasa de rebote, y te penaliza.

Uso excesivo de SPAM

Muchas penalizaciones SEO intentan frenar el SPAM.

Hablamos de sitios con excesiva cantidad de anuncios, banners, sistemas capturadores de clics y todo tipo de publicidad que pueda considerarse demasiado intrusiva.

Bueno, los anuncios de por si te bajan el posicionamiento, pero llega un punto en el que te penaliza de manera exponencial.


¿Cómo recuperarnos de una penalización SEO?

Sí sufrimos una penalización de Google, lo que tenemos que hacer es detectarla y solucionarla.

Es importante darle cierta prioridad, porque puede extenderse si no lo hacemos, y afectar a todo el sitio, sobre todo si reincidimos en los factores que han motivado dicha penalización.

Limpiar nuestro perfil de enlaces

Los enlaces deben respetar las directrices de calidad, o tendremos problemas.

Si identificamos la penalización por enlaces, debemos eliminar dicho enlace. Pero, una alternativa es aprovechar la función de disavow de Search Console o nofollow desde tu sitio, para, indicar a Google que no tenga en cuenta dicho link.

Curación de contenido

La penalización más difícil de afrontar es la relacionada con el contenido.

Si identificamos este tipo de penalizaciones SEO y las páginas sobre las que se aplica, tenemos dos opciones:

  • Eliminar el contenido.
  • Optimizar el contenido.

Sea cual sea la opción escogida, la siguiente vez que el buscador rastree nuestra web, puede identificar la actualización de contenido y no solo eliminar la penalización. Si no que también podría ofrecernos un posicionamiento muy favorable.

También debemos valernos de herramientas analíticas, como Google Analytics, para ver y entender «por donde van los tiros«.


Google: Héroe y villano

Para concluir, Google puede ser tanto el héroe, como el villano en tu historia de posicionamiento SEO. Una recomendación que puedo decirte es que sigas las directrices de calidad para webmasters de Google si vas a emprender una campaña de posicionamiento para tus proyectos.

En ellas, encontrarás toda la documentación necesaria para no incurrir en alguna mala práctica que te penalice al SEO de tu tráfico orgánico. Y por tanto a tus posiciones en los rankings de las páginas de resultados.

error: Content is protected !!