Design Thinking: ¿Qué es?, guía completa para aprender esta gran metodología

Cómo diría Guido Kaczka, el Design Think es una metodología nueva, pero no tan nueva. Esta metodología, conocida como Design Thinking está teniendo cada vez más peso a nivel empresarial. Este conjunto de técnicas puede ayudarte a pensar de forma innovadora, conforme a los nuevos proyectos.

El proceso de Design Thinking se apoya en herramientas y técnicas que pueden usarse en una o más fases del proceso creativo. Ayudan a descubrir los insights o «hallazgos» necesarios para realizar con éxito el proyecto, ayudan a seguir un hilo conductor, y potencian la creatividad al mismo tiempo que el análisis.

Sin embargo, existe la idea preconcebida de que la innovación disruptiva en un producto o servicio es magia al alcance de unos pocos. Puede incluso, que en parte sea así, pero, para refutar dicha concepción, debemos deshacernos de esta idea y pensar en el diseño de otra manera, desmitificando lo expuesto.

Por tanto, ¿qué debemos entender por Design Thinking?, ¿cómo definirlo?. Veamos estos puntos para que puedas comenzar a entender este concepto:


¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es una forma de pensar, que se originó en el mundo del diseño, con el objetivo de resolver los problemas de un grupo de personas ya sea mediante de la concepción de un producto o un servicio, la elaboración de un proceso, la creación de una estrategia, etc.

Esta metodología de pensamiento se puede utilizar en los más variados sectores y es aplicable a cualquier área. Podríamos decir que es una mezcla de pensamiento creativo con pensamiento corporativo que se refleja en innovación.

Design Thinking: Historia y definición

El design thinking ganó visibilidad con la publicación del libro Diseño Thinking para la innovación.

Así como el arte, el design es frecuentemente asociado a la belleza y al aspecto visual de las cosas. Lo que lo diferencia, es su carácter funcional. Más allá que crear productos estéticamente agradables, el design se preocupa en suplir necesidades y facilitar el uso de productos y servicios.

El objetivo de los diseñadores es desarrollar proyectos que atiendan a las demandas del cliente con el máximo de fluidez y eficiencia.

Alcanzar este objetivo depende de una comprensión profunda y sensible del consumidor final.

  • ¿Cuáles actividades él desempeña, y qué dificultades encuentra para realizarlas?
  • ¿Cómo él se apropia de las herramientas que ya existen para ejecutar sus tareas?

Lanzar una mirada empática sobre el cliente es el primer paso para desarrollar soluciones relevantes. Pues, esto, complementan dicha acción, ya que la creatividad del equipo involucrado y la materialización de las ideas en prototipos, tiene como destino enfrentar el mercado.

Conociendo estas etapas del trabajo de los diseñadores, ya es posible tener una buena noción de lo que abarca el design thinking. En esencia, se trata de un conjunto de herramientas, técnicas y prácticas para fomentar el surgimiento de ideas innovadoras y disruptivas, teniendo el público destinatario como referencia.

Por ese bies, el método aborda problemas complejos de manera humanizada, priorizando el bienestar de las personas y agregando más valor a bienes y servicios.


¿Cuáles son las etapas de Design Thinking?

El proceso de Design Thinking puede desarrollarse en 5 pasos esenciales:

1. Empatizar

La satisfacción de las necesidades es el principal objetivo de esta metodología. Por tanto, es necesario ponerse en el lugar de la persona de la que estamos intentando resolver el problema para encontrar una solución.

El foco del Design Thinking son las personas y sus problemas, es por esta razón que debemos obtener la mayor cantidad de información posible sobre este grupo y sus necesidades. Solo de esta forma podremos tener éxito en la aplicación de este método.

Una excelente forma de entender a los usuarios es a través de encuestas. Si esto es posible, no dudes en hacerlas, de esta manera podrás sumergirte en sus hábitos y así podrás entender mejor sus experiencias. En esta etapa es importante considerar no solo los datos sino también las emociones de los usuarios.

2. Definir

Conociendo bien el grupo de personas para el que vamos a resolver el problema, debemos definirlo. Pues, identificar claramente cuál o cuáles son los problemas que intentaremos solucionar es fundamental en esta etapa.

Entonces, es importante pensar en las soluciones posibles para este problema, pretendiendo ser el dueño del problema usando la información obtenida en el paso anterior.

Deja volar tu imaginación, este es el momento de pensar en las más variadas ideas. Explora áreas inesperadas, de esta forma podrás tener alguna idea innovadora.

Sí trabajas en equipo, es importante que todos los miembros tengan voz en esta etapa, así la diversidad de ideas será más grande. Es altamente recomendable dejar que estas fluyan por más locas que sean.

3. Crear

Llegó el momento de seleccionar las ideas recolectadas en la etapa anterior, hazlo con calma. Naturalmente, tenemos la costumbre de descartar las ideas más distantes de nuestra zona de confort, así que ten cuidado para no caer en lo mismo de siempre.

Es el momento de ser innovador, pero con cautela.

Entonces, es importante escuchar activamente todos los puntos de vista del grupo que está trabajando en esta idea. Pues, debemos ser lo más abierto posible a nuevas posibilidades es primordial. En muchos casos una idea extravagante puede traer una solución efectiva e innovadora.

4. Prototipar

Una vez que ya se te tiene la idea para solucionar el problema, es la hora de hacer el prototipo. Puede ser un prototipo de un producto, un servicio, una estrategia o de lo que estés trabajando. Lo importante es hacer funcional tu idea.

Mientras más completo y mejor hecho esté el prototipo, podrás tener una perspectiva mejor.

5. Evaluar

Es el momento de interactuar con el prototipo. Hacer un análisis para descubrir si realmente esta solución es la más indicada para resolver las necesidades de los usuarios.

Este es un proceso que puede ser realizado varias veces, si la primera idea no resuelve los problemas del usuario, hay que recomenzar hasta alcanzar el resultado esperado.

Aunque a veces no es necesario volver al inicio, en algunos casos es suficiente hacer solo algunas mejorías antes de definir el proyecto final.


¿Qué herramientas se pueden utilizar para su ejecución?

Existen algunas herramientas que pueden facilitar el proceso de creación. Aquí te muestro algunas de ellas:

1. Mapa mental

El mapa mental es una técnica que podemos emplear para visualizar las diversas ideas que surgen alrededor de un tema.

Entonces, para realizarlo se escoge el tema principal y se coloca en el centro del mapa. A su alrededor se van colocando las ideas que se conectan con el tema. Es una forma visual de organizar ideas que permite una fácil interpretación.

2. Storytelling

El storytelling se puede utilizar para narrar la historia de todo el proceso, iniciando en la definición hasta el momento de hacer el prototipo.

3. Benchmarking

El benchmarking sirve para evaluar y analizar a través de la comparación.

En el design thinking se puede usar para seleccionar las ideas más relevantes para la solución del problema. Puedes hacer una lista de las ideas y analizar algunos parámetros.

Para cada uno de los parámetros alcanzados por esa idea se le colocará una tilde (✓) y a los que no, una cruz (X). De esta manera, será más fácil distinguir cuáles son las ideas más adecuadas para solucionar el problema.

4. Entrevistas cualitativas

Cuando abordamos la primera etapa del design thinking te mencioné que era recomendable hacer una encuesta. Entonces, una excelente opción son las entrevistas cualitativas, por medio de ellas puedes descubrir una gran cantidad de informaciones.

El objetivo de estas entrevistas es entender la forma de pensar del usuario, sus emociones y motivaciones. Por este motivo es muy importante prestar atención en el lenguaje no verbal de sus respuestas.


¿Cómo se puede aplicar el design thinking?

El design thinking se puede aplicar en las más diversas áreas. Aquí te dejo algunos ejemplos:

Mejorar la experiencia del usuario.

Desarrollar un nuevo producto.

Generar ideas de negocio.

Mejorar la calidad de productos y servicios.

Definir modelos de negocios.

Mejorar procesos.


¿Cuáles son los beneficios del Design Thinking en el Marketing de Contenidos?

El design thinking puede ser muy útil en el Marketing de Contenidos.

Si antes de producir un contenido nos ponemos en los zapatos del cliente, podremos más fácilmente llegar a él creando un contenido valioso para solucionar su problema. De esta forma será mucho más fácil determinar las palabras clave y la intención de búsqueda del usuario.

El marketing de contenidos se enfoca en el problema del usuario, así como el design thinking. Pues, al usar esta metodología podemos fácilmente llegar a una solución eficaz, creando un contenido de calidad que resuelve el problema de nuestro buyer persona.

Las pruebas A/B son extremadamente útiles y muchas veces son dejadas de lado. Son una excelente forma de realizar la etapa de evaluación. Podemos ver que esta no es la última fase, ya que con esta prueba tendremos nuevos datos para realimentar la primera etapa.

El design thinking es una metodología que busca solucionar los problemas de los usuarios, de la misma forma que el marketing de contenidos. Es por eso por lo que podemos aplicar este método perfectamente a nuestra estrategia creando contenidos innovadores y valiosos.


¿Cómo el design thinking se aplica al marketing digital?

Teniendo el consumidor final como referencia, el design thinking va al encuentro de un giro importante promovido por el marketing digital en la última década.

Tradicionalmente, el papel del marketing es trabajar la identidad de la marca y persuadir el público sobre el valor de los productos. Entonces, esa tarea se modificó desde la digitalización de las empresas.

Pues, en el mundo digital, las personas buscan alternativas genuinamente alineadas con sus necesidades y estilos de vida con las que cuentan con el feedback de las marcas sobre esas demandas.

Siendo así, el enfoque de los equipos de marketing se tiene desplazado desde los intereses mercadológicos de la empresa hasta la relación con el público. Más que nunca, comprender el comportamiento de los consumidores es decisivo para consolidar la marca e impulsar las ventas.

En canales digitales, el análisis de big data también permite segmentar y atender diversos públicos al mismo tiempo, implicando en una comunicación compleja y enfocada en preferencias de nicho.

El Design Thinking potencia el enfoques de mercado

Se renueva, de esa manera, la importancia de las personas para el planeamiento estratégico. Son esas herramientas que determinan el lenguaje de la marca, generando empatía e identificación en el público.

Los buyer persona también ayudan en la creación de contenidos, acciones, canales y hasta productos más relevantes para el público. De esa manera, convencerlo del valor de la entrega es secundario, ya que los consumidores perciben en la práctica la utilidad de las soluciones ofrecidas.

Entonces, el design thinking es una perspectiva que acompaña las nuevas tendencias del marketing digital, en las cuales los públicos consumidores son múltiples y altamente exigentes.

Es un abordaje que, para las empresas, puede generar innovación y competitividad. Y para los clientes, más satisfacción y proximidad con las marcas.


¿Qué aporta el Design Thinking a una empresa?

Un modelo de metodologías ágiles que permite innovar en productos basándonos en resultados satisfactorios. El design thinking es una técnica empleada por los diseñadores para desarrollar productos innovadores que satisfagan las necesidades de los clientes.

Está integrado por la lógica, la imaginación, la intuición y el razonamiento sistemático, para explorar las posibilidades de lo que se puede llegar a hacer, y diseñar resultados que favorezcan a los clientes. Los resultados están diseñados a obtener una solución práctica, utilizando analítica e imaginación.

Entonces, la finalidad de implantar esta técnica de métodos ágiles es:

Encontrar la simplicidad en la complejidad

Belleza a la par que funcionalidad

Mejorar la experiencia de la calidad

Crear soluciones elegantes

Servir las necesidades de la gente


Ejemplos de Design Thinking

Bien, como entonces ya vimos mucho sobre el Design Thinking, no menos cierto, es que es necesario cerrar la idea con unos buenos ejemplos reales:

1. Oral B

La empresa Oral B, quería actualizar sus cepillos eléctricos. Entonces, luego de la petición inicial consistía en añadir funciones adicionales que permitieran al usuario poder controlar la frecuencia de cepillado, determinar la sensibilidad de las encías y reproducir música.

Sin embargo, el equipo de Design Thinking señaló que, para algunas personas, el hecho de cepillarse los dientes era un acto neurótico. Por ende, añadir más funciones podía llegar a generar más estrés en los usuarios.

Pues, las soluciones que propusieron a cambio para mejorar la experiencia del usuario consistieron en mejorar aspectos relacionados con la funcionalidad del cepillo.

Una de ellas fue hacer que el cepillo pudiera cargarse de forma fácil y rápida y la segunda consistió en poder reemplazar los cabezales permitiendo al usuario conectar el cepillo a su dispositivo móvil y añadir notificaciones de recordatorio.

Ambas propuestas consiguieron tener éxito, ya que fueron pensadas para satisfacer necesidades reales del usuario.

Este es un ejemplo de que el Design Thinking no solo consiste en únicamente proponer soluciones creativas, sino en poner a prueba iniciativas que aún no se han implementado.

2. Uber Eats

La empresa Uber Eats ha empleado la metodología de Design Thinking para crear el «Programa Walkable«. Este programa ha sido diseñado con el fin de que el equipo pueda sumergirse físicamente en los entornos cotidianos de las diferentes ciudades para entender la comida, cultura e infraestructura del lugar al que llegan.

Además, el equipo participa constantemente en pruebas rápidas de campo donde entrevistan a trabajadores de restaurantes, repartidores y destinatarios de la comida para saber cómo mejorar e innovar constantemente.

Entonces, al hacer este proceso inmersivo consiguen empatizar con la experiencia 360 de todos aquellos que intervienen en el proceso. Pues, Uber Eats opera en más de 80 ciudades del mundo y sigue creciendo.

3. BBVA

El banco español es otro de los mejores ejemplos de Design Thinking exitosos. Gracias a esta metodología, BBVA está acercando la tecnología y humanidad, consiguiendo una experiencia de uso mucho más cercana y amable.

Partiendo de la necesidad del usuario de sentirse más seguro cuando utiliza los cajeros, BBVA, junto a la firma IDEO, han rediseñado los cajeros automáticos adaptados a estas necesidades.

Entonces, el resultado ha sido un terminal que ofrece una experiencia de usuario mucho más sencilla, donde se ha simplificado el teclado y la visualización, así como una pantalla que aporta mayor privacidad y, con ella, mayor seguridad.


Las ventajas del design thinking en el marketing digital

Bueno, ya estamos cerca del final, así que te voy a dejar 5 ventajas y beneficios que podés obtener al usar Design Thinking:

1. Acciones y estrategias personalizadas

La inmersión propuesta por el design thinking permite desarrollar campañas mucho más precisas, que concilian las necesidades de la empresa y del público final.

En la etapa de creación del prototipo, tests A/B e interacciones con los usuarios «a través de redes sociales, e-mail marketing, marketing de contenidos» también contribuyen para refinar la estrategia.

2. Producción de contenido relevante

Un método volteado para la empatía e innovación ayuda a crear contenidos originales y adaptados a los distintos medios sociales. Entonces, tu equipo aumentará la sintonía con los clientes, mostrando que conoce el repertorio, los hábitos y las preferencias de ellos.

3. Colaboraciones

Hablando sobre producción de contenido. Este tipo de interacción también se encuadra como colaboración, e integrarlo al proceso design thinking abre espacio para buenas acciones.

4. Branding de excelencia

Una marca sólida y profesional ahorra muchos esfuerzos de persuasión. Una de las mejores maneras de cultivar tu marca es promoviendo experiencias positivas. Como una atención al cliente más sensible, campañas direccionadas o eventos con significado para el público.

Acciones que llamen la atención de los colaboradores de la empresa también son válidas, en la medida en que valorizan los profesionales y confieren credibilidad a la marca.

5. Upgrade en el endomarketing

Además de afinar la comunicación con el consumidor final, el design thinking es frecuentemente utilizado para mejorar los procesos internos de trabajo.

La propuesta de cocreación e integración entre equipos puede ser emparejada en la colaboración diaria de los colaboradores, motivando la creatividad y la productividad.


Conclusión:

Entonces, llegamos al final, recordemos que el Design Thinking es una metodología que te ayudará a construir soluciones más allá de paradigmas empresariales bajo exigencia de la innovación.

Pensar en un producto o servicio acorde a esa filosofía redefine el convencionalismo para hacer negocios ofreciéndole nuevas experiencias de satisfacción a sus consumidores.

Pero como todo, nada viene de arriba, para hacer bien esta metodología se requiere tiempo y ganas. Entonces, sí estás dispuesto o dispuesta a dar el paso, esta metodología te puede ayudar mucho, si no, será un problema más en la lista.

El Design Thinking es una herramienta que apuesta por la creación de productos entendibles que cumplen un propósito. No se trata de objetos decorativos, por lo que su diseño debe ser neutral, restringido y que además permita al usuario expresarse.

Por tanto, si quieres conocer algo más sobre lo que es y en qué beneficia y ayuda el Design Thinking a tu empresa

Para ir cerrando el post, te dejo un regalo aquí en el banner, tan solo debes hacer clic para obtener tus 25 dólares de crédito para tu próximo sitio de WordPress.

Consigue 25 dólares para tu próximo sitio WordPress

7 comentarios en “Design Thinking: ¿Qué es?, guía completa para aprender esta gran metodología”

  1. El design thinking o método de pensamiento de diseño puede ser muy útil para que una persona pueda iniciar y culminar un proyecto hoy día más con esto del Covid las personas buscan la manera de emprender pero desconocen sobre metodologías y técnicas que le permitan hacerlo….Saludos

Deja un comentario Cancelar respuesta

Post relacionados

Por si te quedaste con ganas de más...

Como seguramente seguis con muchas ganas de leer post de mni blog «dijo nunca, nadie», te dejo algunos otros post que podrían ser de interés, ordenados de manera completamente random.

¿Necesitás contactarte conmigo?

Si tenés ganas de ponerte en contacto porque necesitás ayuda particular o simplemente te falta uno para el fútbol, no dudes en dejarme un mensaje por mail o en las redes sociales.

error: Content is protected !!