Porcentaje de rebote: ¿Qué es y por qué es importante?

¿Sabes qué es la tasa de rebote? Aprende sobre el concepto y a utilizarlo para evitar errores en tu análisis de métricas

El análisis de métricas en la ejecución de la estrategia de marketing digital es parte esencial para garantizar que tus objetivos estén siendo alcanzados.

Para esto, la mayoría de los profesionales de marketing, utilizan Google Analytics. La herramienta de Google que proporciona a los administradores datos cuantitativos y cualitativos sobre sitios web y aplicaciones móviles.

Si tenés una página web y querés tener tráfico frecuente. Pero no tenés ganas, ni presupuesto para anuncios, el SEO es tu respuesta. Y la experiencia de usuario puede ayudarte con esto.


Volver a los orígenes del SEO

Si en tu caso particular ya estás en el SEO, y te estás familiarizando con las distintas prácticas, parámetros y herramientas. También te habrás dado cuenta de que ya no basta con solamente hacer interlinking y crear un contenido decente para posicionar. El SEO cada vez valora más la respuesta de usuario y dentro de las métricas básicas para medirla tenemos el famoso porcentaje de rebote.

El porcentaje de rebote es una métrica que a priori parece inverosímil, pero en realidad puede ser tan importante como las visitas. Si querés saber por qué es tan importante para el SEO, te invito a que continúes con el post.

50 elementos a comprobar en un checklist SEO

¿Qué es el porcentaje de rebote?

El porcentaje de rebote es un parámetro que mide cuántos usuarios visitan tu web y la abandonan sin visitar ninguna otra página de tu sitio. Es decir, todos aquellos que entran y salen por la misma página. En esta métrica no influye si los visitantes están un minuto o diez, la tasa de rebote será la misma si todos salen una vez leída esa página.

Es una de las métricas clave de analítica web y mide, en parte, la capacidad de tu página para convertir visitantes esporádicos en visitantes fieles. No tiene el mismo valor una visita que tan solo entra en uno de tus posts y se va, que una que llega y se queda visitando otros de tus contenidos.

Es decir, las sesiones en las cuales la persona salió de tu sitio en la página de entrada sin interactuar con esta. Siendo así, esta tasa de conversión es atribuida a los visitantes que entraron a tu sitio por una landing page y por algún motivo, salieron de esta misma página sin realizar alguna acción dentro de tu sitio.

Esta salida puede ocurrir de diversas maneras:

  • Los usuarios pueden haber dado clic en el botón de “volver” en el navegador
  • Cerraron la página
  • Fueron de un link a otro sitio o dentro de tu propia página.
  • Escribieron una nueva dirección
  • O simplemente estuvieron inactivos por cierto tiempo. 30 minutos es el estándar de Google Analytics.

¿Por qué puede marcar la diferencia en el SEO?

Ahora entremos en la parte realmente importante: —¿por qué esta métrica puede ser tan importante en el SEO?.

El Sr. Google es incapaz de entender qué es lo que hay dentro de una página, se puede dar una idea mediante las etiquetas. Pero en definitiva esto puede engañar un poco, pues, el algoritmo «RankBrain & Hummingbird» no lee la página para saber si es de mayor o menor calidad. Si no que nos utiliza a nosotros, los usuarios, para valorar la calidad de la misma. Si permanecemos más tiempo en la web y no salimos nada más entrar, eso indica a Google que el contenido gusta independientemente de lo que esté escrito.

Otra métrica muy importante que nos habla de «la calidad» de nuestro sitio es llamada Dwell Time, una métrica muy importante, y que al igual que el porcentaje de rebote, se relaciona con lo que hace el usuario en la SERP. Este es un concepto que va más allá de ser un KPI que nos mide el tiempo, ya que nos da información que puede ayudarnos a mejorar nuestra posición en los resultados de Google. La calidad de las páginas se calculan a través de la interacción que hacemos con ellas.

—¿Y qué métricas se usan? El CTR, la duración de la sesión y El porcentaje de rebote.

Porcentaje de rebote vs porcentaje de salida

Es importante entender la diferencia entre estos dos. Mientras el porcentaje de rebote representa a los visitantes que entraron y dejaron la misma página, sin interactuar con el sitio, el porcentaje de salida solo representa a los visitantes que salieron de aquella página.

De esta manera, el porcentaje de rebote aplica a landing pages y el porcentaje de salida es referente a la página que los visitantes salieron del sitio. O sea, la página de salida.


SERP o no SERP, esa es la cuestión

Google decide si subirte o no en las SERPs analizando cuántas personas hacen clic sobre tu resultado. También tiene en cuenta el tiempo que los usuarios están en la página y si rebotan o no de la misma. Aun así, tenemos que hacer una pequeña aclaración sobre la tasa de rebote.

—Imaginá que tu página fuera una landing page o un Parallax, por lo que tan solo tendrías una página y tu tasa de rebote sería del 100%. Eso no quiere decir que no pueda rankear en Google, siempre y cuando las personas no «reboten» automáticamente de tu web.

—¿Qué quiere decir esto? Que si un usuario hace clic sobre tu resultado en una búsqueda, entra y directamente sale y cae en otro resultado, le estará diciendo a Google que tu página no responde a su búsqueda. Sí esto ocurre a menudo con tu página, la posición en las búsquedas bajará.


¿Hay un porcentaje de rebote ideal?

La respuesta es un tanto ambigua, pues, no se puede comparar un blog con una tienda online, o una home page con un posteo en un blog. Es prácticamente imposible determinar un valor adecuado, ya que incluso dependiendo del tipo de adquisición de nuestro tráfico puede ser mayor o menor.

Por ejemplo, si el tráfico de tu web es mayoritariamente de Google, es normal tener un porcentaje de rebote ligeramente más alto. Sin embargo, si tus visitas llegan a través de posts de invitado, enlaces en otras páginas similares o a través de contenido descargable la tasa de rebote será menor.

También puedes visitar nuestra sección sobre Optimización SEO para saber qué prácticas tienes que realizar a la hora de optimizar para SEO tanto tu blog como los artículos que publiques.

En definitiva, espero que una vez termines de leer este post te vayas a Google Analytics y veas cuál es el porcentaje de rebote de tu web y las diferentes URLs que la componen.

¿Cuál es el porcentaje de rebote aceptable para un sitio?

Pero bueno, como dije, no hay un valor «ideal», pero si hay ciertos rangos estándar, que te permiten por comparación entender si nuestro porcentaje de rebote es alto o bajo. Aun así también hay que entender que hay ciertos factores que influyen, como por ejemplo:

  • El mercado de actuación
  • Objetivo del sitio
  • Objetivo de la página, etc.

Por lo que existen algunos números promedio de acuerdo al tipo de sitio. Ve los valores generales que encontramos en los mercados principales:

  • 40-60% – Sitios de contenidos;
  • 30-50% – Sitios para la generación de leads;
  • 70-98% – Blogs;
  • 20-40% – Sitios de ventas al detal;
  • 10-30% – Sitios de servicios;
  • 70-90% – Landing Pages Institucionales

Datos tomados de QuickSprout. 

Asegúrate de que estás analizando de manera correcta y cumpliendo los objetivos de tu página y la experiencia de los visitantes.


¿Cómo podemos medir la tasa de rebote?

La herramienta predilecta para medir la tasa de rebote en tu sitio web es Google Analytics 4. GA4 tiene un nuevo tipo de propiedad, con informes distintos a los que se muestran en las propiedades Universal Analytics. Uno de los parámetros que se han quitado es el porcentaje de rebote.

A pesar de no tener esta variable en Google Analytics 4, tenemos otras métricas que nos ayudan con lo mismo, en este caso el «Porcentaje de interacciones», cuya fórmula es la siguiente:

Engagement Rate = Engaged sessions / Sessions.


¿Cuáles son las mejores prácticas al analizarlo?

Antes de que te desesperes, asegúrate de que estás haciendo un buen análisis del porcentaje de rebote. Para esto, hay algunas prácticas que debes de tener en mente para auxiliar el análisis de esta métrica.

Segmentación

La segmentación puede ayudar de una manera mucho más positiva en el análisis de las métricas en general, incluyendo el porcentaje de rebote. Si segmentas los datos por ubicación por ejemplo, usualmente verás que los visitantes de un lugar diferente al lugar de actuación de tu empresa salen de la página sin interactuar. Llevando a un porcentaje alto de rebote para esa región

Otras formas de segmentación que pueden ayudar en tu análisis son visitantes nuevos, origen, dispositivos, etc. Es importante siempre tener en consideración qué tipo de segmentación puede demostrar intereses diferentes por parte de los usuarios y qué fue lo que causó que no tuvieran ninguna interacción con el sitio en ese momento.

Experiencia del usuario

Al verificar el porcentaje de rebote de tu blog o sitio web, el principal factor en ser considerado siempre debe ser la experiencia del usuario. Si el usuario entró, por ejemplo, directamente en una página de contacto, es común que este encuentre el teléfono de tu empresa o el email y cierre la página. ¡Esto es bueno! Le fue posible encontrar la información que necesitaba en ese momento.

Otro ejemplo sería un porcentaje de rebote relativamente alto, pero con un tiempo promedio igualmente alto. Esto significa que aunque el visitante salga sin interactuar con el sitio, este está leyendo el contenido y eso también es un buen resultado. Puede ser que aquella persona lo que necesitaba en aquel momento era un dato específico. Si esta persona tomó tiempo para leer, las posibilidades de que este regrese al sitio posteriormente son altas.


Conoce algunos de los principales errores en el análisis del porcentaje de rebote

Es importante entender el porcentaje de rebote para que tus análisis sean hechos de forma correcta y el pánico para mejorarlo no sea generado a cambio de nada. Hay algunos problemas que te pueden llevar a una interpretación errónea de tu porcentaje de rebote.

Código de Google Analytics configurado de forma errónea

La inserción errónea del código de rastreo de Google Analytics en tu sitio puede hacer que los datos del porcentaje de rebote de forma alta erróneamente. Por ejemplo, en caso de que coloques un código en una página y el mismo no sea replicado para otra página del sitio web, esto puede contar como rebote cuando el visitante cambie de una página a otra.

La configuración e instalación pueden parecer simples y obvias, pero es fácil cometer errores. Para asegurarte de que todo esté correcto, utiliza Google Tag Manager.

Configuración de eventos

El porcentaje de rebote es calculado, como ya lo hablamos, de acuerdo con las interacciones hechas por el usuario. Si este entra en una landing page y descarga un archivo, por ejemplo, sin que haya un evento relacionado con esta acción, Google Analytics no lo contará como si lo haría con una interacción.

Siendo así, este usuario va a ser considerado en el porcentaje de rebote de forma errónea, una vez que este interactúe con tu sitio. Asegúrate de que tu cuenta tiene eventos configurados para acciones de este tipo y evita este error.

Es importante entender el porcentaje de rebote de forma clara para que puedas analizar si este está cumpliendo tu objetivo en marketing de contenidos, aunque indirectamente, o si ese número está solo desviando tu atención a algo más importante.


Conslusión

Debes analizar con Google cómo están tus porcentajes de rebote. Si estás con porcentajes muy altos, podrías intentar hacer interlinking «enlaces internos», o contenidos más extensos «marketing de contenidos» para tratar de enganchar al público y que quiera seguir visitando tu sitio. La velocidad del sitio puede ser un problema también, deja todo optimizado.

Para finalizar, te voy a dejar un banner con un regalito para que puedas hacerte un sitio en WordPress. WordPress tiene una gran interfaz, y es la mejor herramienta para tus post.

Consigue 25 dólares para tu próximo sitio WordPress.
error: Content is protected !!